Arquitectos convierten los contenedores en obras de arte - Constructora Arquitectura Civil

Arquitectos convierten los contenedores en obras de arte

Hoy, la ‘cargotectura’ ha alcanzado niveles de comodidad que se asociaban a materiales más nobles.

Grillagh House, creada por Patrick Bradley en Woodland (Irlanda del Norte). Costó 133.000 libras esterlinas (unos 540 millones de pesos).

59fe2c9c34f98
Foto:

Cortesía Patrick Bradley Architects

Por: Redacción Domingo – Con información de EFE
04 de noviembre 2017 , 11:50 p.m.

La arquitectura que utiliza contenedores metálicos como elementos constructivos, conocida como ‘cargotectura’, no es nueva. De hecho, es tan antigua como los contenedores mismos, patentados en 1956 para estandarizar el transporte marítimo y terrestre de mercancías.

Lo novedoso es el nivel de sofisticación que ha alcanzado. Para la muestra, la Joshua Tree Residence, del británico James Whitaker, cuya construcción comenzará el año entrante y que estará formada por una docena de contenedores unidos en un punto central por uno de sus extremos y con el otro apuntando en varias direcciones.

“Cada uno de ellos estará orientado para maximizar las vistas del entorno natural y, al mismo tiempo, aprovechar la topografía para proporcionar a los ocupantes de la vivienda distintos grados de privacidad”, cuenta Whitaker.

El complejo, de 200 metros cuadrados y tres habitaciones, todas con baño, se alimentará con energía solar y estará acondicionado para vivir a todo lujo en medio del desierto californiano.

Todo un contraste con los primeros años de la ‘cargotectura’, en los que el ensamblaje de contenedores tenía que ver con cuestiones más prácticas que estéticas. De hecho, el primer edificio construido de esta manera se le atribuye a la canadiense Steadman Industries, que lo levantó en el Ártico para disminuir la dificultad de manipular cargamentos en invierno. También por necesidad nacieron verdaderas ciudadelas de contenedores, como el 7th Km Mall, a las afueras del puerto de Odessa, en Ucrania. Los comerciantes locales descubrieron, en los 60, que estas estructuras (desechadas por la industria del transporte) eran el reemplazo perfecto para sus puestos de madera y tela. Lo que comenzó como un mercadillo dominical ocupa hoy 70 hectáreas.

Hoy, la arquitectura de contenedores es un campo de estudios del que se dictan cursos especializados en prestigiosas universidades, y una rama de la arquitectura sostenible que recicla unos elementos cuya vida útil ronda los diez años y que, en virtud del auge del comercio internacional, cada vez se fabrican más.

REDACCIÓN DOMINGO*
redacciondomingo@eltiempo.com
* Con información de EFE

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>